Las múltiples ventajas de la caminata

3.380
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Este ejercicio ayuda a desarrollar músculos, fortalecer y estabilizar articulaciones y huesos, entre muchos beneficios.

Foto Nota
Son decenas de beneficios los que aporta realizar una caminata. Por ejemplo, si se sostiene un ritmo de 6.4 kilómetros por hora, se pueden llegar a quemar 340 calorías. Realizar este simple ejercicio ayuda a desarrollar músculos, fortalecer y estabilizar articulaciones y huesos. Además, el estado de ánimo mejora y ayuda a conciliar más fácilmente el sueño.

Hernán de la Barra, académico de la Escuela de Kinesiología de la U. Andrés Bello, destaca las ventajas de este ejercicio. “La caminata es sin duda uno de los ejercicios más básicos y beneficiosos para un individuo, aportando al organismo beneficios músculo esqueléticos, cardiovasculares y psicológicos. Lamentablemente, el sedentarismo en esta última década ha ido en aumento y el interés por los ejercicios al aire libre, incluido la caminata, se ha perdido”, dijo.

El kinesiólogo detalla cuáles son los beneficios de caminar:




Bajo estrés: “A diferencia de otras actividades físicas, como el correr, genera una baja sobrecarga en articulaciones, ligamentos y músculos. Sin embargo, al ser un tipo de actividad física, en muchos casos debe considerarse y ser evaluada la condición física del individuo, especialmente en poblaciones especiales como pacientes con obesidad, que sufran osteoartrosis, problemas cardiocirculatorios o ancianos, con el fin de no generar sobrecarga y descompensaciones”, dice.

Proporciona resistencia y es un ejercicio muscular integral: “Implica el trabajo de diversos grupos musculares de los miembros inferiores y músculos del tronco, además de una participación de las extremidades superiores. La marcha trabaja las grandes masas musculares de las extremidades inferiores, mejorando su resistencia a la fatiga, flexibilidad y reactividad. También participan músculos del tronco importante para la mantención de la postura que participan contrarrestando los efectos de la fuerza de gravedad. Los músculos de los miembros superiores se reclutan de acuerdo al tipo de caminata que se desarrolle. La participación de las extremidades superiores, esencialmente brazos y hombro, es relevante pues proporciona el movimiento de braceo, que permite equilibrar el tronco durante la marcha y al mismo tiempo impulsar el cuerpo al trasladarse. Si la marcha es a una mayor cadencia (número de pasos por minuto) y una mayor velocidad, habrá una mayor participación de la musculatura del tren superior”, agrega.

Ayuda a bajar de peso: “Ayuda a quemar los depósitos de grasa. Cualquier tipo de actividad física implica cierto gasto de energía. Las fuentes energéticas biológicas provienen inicialmente de glucógeno muscular y hepático, el cual es metabolizado en estas estructuras liberando glucosa al torrente sanguíneo para que los tejidos dispongan de sustratos energéticos y poder satisfacer sus requerimientos durante la actividad. Si el ejercicio es prolongado se recurre al sistema de la combustión de grasas (ácidos grasos). El requisito para utilizar grasas es un ejercicio de resistencia de moderada exigencia y larga duración, idealmente por sobre los 20 minutos”, explica.

Mejora el rendimiento cardiovascular: “Genera cambios a nivel circulatorio, mejorando la irrigación de los tejidos, llegada de sangre a nivel cerebral, y entrenamiento del aparato cardiovascular. Esto es debido a que la caminata demanda cierto nivel de exigencia aumentando los requerimientos de oxígeno por parte de los tejidos, lo que se lleva a cabo por el sistema cardiovascular. El entrenamiento puede lograr una mejora de la capacidad aeróbica sustancialmente, lo que implica una mejor resistencia al esfuerzo, retardando la aparición de fatiga”, dice.

Mejora el estado anímico: “Las evidencias actuales sugieren que cualquier tipo de actividad física, incrementa los niveles sanguíneos de sustancias opiáceas endógenas (endorfinas). Estas sustancias tienen un rol inhibiendo el dolor y estrés a nivel del sistema nervioso central. Las endorfinas son liberadas ante situaciones placenteras o el ejercicio físico prolongado, y son ellas las responsables de la mejora. Para que se produzca la liberación de estos opiáceos endógenos el ejercicio debe ser de exigencia moderada durante al menos 20 minutos”, detalla.

Ayuda a conciliar el sueño: “Cualquier actividad física implica cierto nivel de desgaste, y la forma fisiológica que tiene el organismo de recuperarse es con el sueño, permitiendo la reparación de las estructuras. Al tener un ritmo periódico de caminata se le exige al sistema algún grado de sobrecarga lo que obligará al cuerpo a una recuperación a través del sueño”, confirma.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Comentarios

Cargando los comentarios